Blog de interés cultural, social y comunicacional. Site dedicado a la difusión de las artes y espectáculos. Pensamientos del colectivo imaginario. Reflexión sobre temas cotidianos. Una manera de proponer ideas para una Argentina mejor, comprometida con su gente, su pasado, presente y futuro. - EL OJO PARLANTE - Copyright © TM 2005 - 2008 - R.A.Carrasquet - Ciudad Autónoma de la Santísima Trinidad - Puerto de Santa María de los Buenos Aires - Sudamérica - República Argentina -

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
Music Lyrics [EFC Blue Ribbon - Free Speech Online]
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

11.10.07

- LA HIPER -



De nuevo el fantasma

Por Julio María Sanguinetti
Para LA NACION
Caricatura: Huadi




Luego de las tremendas hiperinflaciones de fines de la década del 80, que tanta penuria causaron en América latina, los últimos años han mostrado una evolución de precios muy razonable, acompasada a una etapa de crecimiento económico generalizado. Los precios internacionales alcanzaron los mejores niveles históricos y, como consecuencia, los cuatro años que fueron de 2003 a 2006 registraron una mejoría en el crecimiento económico, la reducción de la pobreza y el aumento en la oferta de empleo.

La vida nos sonreía, por fin. La globalización mostraba su rostro amable. Podíamos crecer y distribuir el ingreso a la vez, esa conjugación siempre tan esquiva. El famoso deterioro de los términos de intercambio, que Prebisch ubicó como el gran factor de anclaje en el subdesarrollo, se revertía de un modo que no parecía tener parangón. Nunca habían valido tanto las materias primas y los alimentos con relación a los productos tradicionales de importación (maquinarias, equipos, productos químicos). El petróleo, naturalmente, jugaba y juega de modo dispar para quienes lo venden a precio de oro o para quienes se ven obligados a comprarlo, pero éstos, a su vez, normalmente han compensado esa suba con la de las exportaciones agrícolas o minerales.

En medio de esa bonanza, que aún disfrutamos, ha asomado nuevamente el eterno convidado de piedra, el viejo fantasma que condenó a la amargura a tantos países, en aquellos años en que la democratización del continente abría nuevos horizontes a la vida política: la inflación.

De inmediato afloraron, una vez más, las teorías que hablan de inflación por exceso de demanda, o de la inflación de costos, o de la inflación estructural. Unos abroquelados en Keynes, otros en Friedman, sin que falten –por supuesto– los que continúan vituperando al Fondo Monetario, pese a que nunca ha sido menos protagonista en las decisiones del hemisferio.

No soy economista y, en consecuencia, poco o nada puedo aportar al debate teórico. Pero muchos años de experiencia me han permitido vivir períodos de inflación, de hiperinflación, de congelamiento de precios, de planes de estabilización basados en anclar el tipo de cambio y mil y una posibilidades más.

De todo lo observado en este último medio siglo, resulta incuestionable que la inflación supone siempre exceso de dinero con relación a los bienes en oferta en el mercado. Este es el síntoma claro de la enfermedad. El mar de las dudas nace cuando nos preguntamos si debemos combatir los síntomas o atacar las causas de la enfermedad. ¿Bajamos la fiebre de precios, simplemente, o tratamos de ir a la razón por la cual el termómetro levanta la columna mercurial?

La reacción natural de los gobiernos y los consumidores es abalanzarse sobre los síntomas y tratar de moderar los precios, sea por tarifaciones, acuerdos, subsidios u otro tipo de medidas antipiréticas. La historia nos dice que esos tratamientos, que no están mal en sí mismos usados con prudencia, no curan la enfermedad y que hay que ir hacia el fondo, porque si no, estaremos malgastando recursos para no resolver la situación. Incluso podemos estar, de buena fe, montando una bomba de tiempo que un día estallará, como ocurrió en la Argentina con la célebre ley que congeló la paridad del tipo de cambio, útil, sin duda, para quebrar las desbordadas expectativas inflacionarias de la época, pero peligrosísima al consolidar su permanencia, pensando que de ese modo se curaba la enfermedad.

Hoy, los hechos nos dicen algunas cosas claras. La primera es que los precios internacionales están muy elevados y, por lo mismo, los productos de exportación (la soja, el petróleo, el trigo, la leche, la carne) se han encarecido en el mercado interno. La segunda es que el dólar se ha debilitado mucho y proyecta, así, una inflación hacia el mundo, con un exceso notorio de circulación. La tercera –y aquí nos salimos de los maestros para invocar a Perogrullo– es que, no pudiendo cambiar el mundo, hay que prevenir el fenómeno dentro de casa. Si no contenemos el aumento de gasto público, si nos dejamos arrastrar por mecanismos automáticos de indexación salarial, si no procuramos que los excedentes de la bonanza internacional se destinen a inversiones reproductivas, como la producción de energía, volveremos a vivir un mal tiempo.

De inmediato saltarán quienes afirmen que esto es monetarismo puro, cuando es apenas lógica elemental. Y lo que no hay que perder de vista es que, en el rebrote inflacionario, quien peor saldrá será quien vive de un salario o de una jubilación. El poseedor de bienes transables –o quien puede refugiar reservas en monedas más duras– podrá resguardarse. El indefenso es precisamente aquel a quien se halaga con aumentos efímeros, que la inflación va comiendo velozmente, mientras se alimenta una carrera precios-salarios que, bien se sabe, perderán los últimos.

Todavía se está a tiempo, y esto es lo positivo del panorama.

El presidente Lula –viejo sindicalista que sabe muy bien lo que son las carreras inflacionarias– ha afirmado: “Cuando la inflación alcanza los dos dígitos, nadie la puede aguantar, y nosotros no vamos a permitir que la inflación se salga de la meta”, que en el país norteño es del orden del 4,5%. Bien podría alcanzar esa meta si abre más la economía, permite importar más y mejor y de ese modo reequilibra la creciente demanda, asentada en la expansión.

En términos generales, hay una presión fuerte, pero aún controlable si se reconoce la realidad y se actúa en consecuencia. Es lo que preocupa en una Argentina que, acosada por un tiempo electoral, no detiene la fiebre del gasto público ni actualiza precios reprimidos, mientras –peor aún– los analistas y el mercado sospechan de las estadísticas oficiales.

En Uruguay, en Chile, en Bolivia y en Paraguay se viven situaciones análogas, pero todavía no hay un problema crítico. Sin embargo, si queremos ignorar la realidad, tropezaremos, una vez más, con la misma piedra.

Para no retornar a los años 80 hay que actuar rápido. Es lo que nos dice la historia, maestra de la vida, como decía Cicerón. Los gastos de hoy son las promesas de ayer, y por eso no podemos recaer en ofrecer lo que ya no se puede dar. Hay que aprovechar el momento mundial para ofrecer seguridad a la inversión y generar las condiciones de un desarrollo sustentable. Con tarifaciones oficiales y represiones nerviosas en el mercado sólo atemorizamos a los inversores.

Por otra parte, los aplausos iniciales de los consumidores se silencian rápido cuando los salarios empiezan a perder ante los precios, corriéndolos de atrás. Hoy no existe un riesgo recesivo, cuando la economía global empuja todo hacia arriba. Se trata simplemente de actuar con prudencia y asumir que, por aplausos circunstanciales, puede hipotecarse la cosecha de estos buenos años.

El autor fue presidente de Uruguay.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

ArgenBlogs
La Gioconda interactiva - Mona Lips-synch - Exhibition Images in Paris - Cité des Sciences, France Visit www.BitterDays.co.uk  Bitacoras.com
imagen
Blog Directory - Add Link Blog Directory - Add Link Firefox El Catalejo, Portal de cultura Download Juice, the cross-platform podcast receiver
Directory of Commentary Blogs width=99 height=99 alt='myspace layouts, myspace codes, glitter graphics' border=0> Blog Search: The Source for Blogs Iscritto su CercaBlog.com la blogoteca Support WWF Blog Search: The Source for Blogs Segnalato da BlogNews
» Who had link here
blog search directory

imagen
LyricsDownload.com

Powered by BloggerVisitor locations Page copy protected against web site content infringement by Copyscape />
Liblogs BlogsPeru.com

Blogs Dominicanos Top 100 Italia di BlogItalia.it e Technorati
BloGalaxia
adopt your own virtual pet!
myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
Blog Search: The Source for Blogs
Blog Flux Suggest - Find and Search Blogs Google PageRank Checker - Page Rank Calculator Button Creator for Free Terror Alert Level
Contador Gratis
« myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
free Lyrics
Image Hosted by ImageShack.us Support WWF Support WWF's campaign against toxic chemicals Support WWF's campaign against toxic chemicals
Support Bloggers' Rights!
Support Bloggers' Rights!

Silktide SiteScore for this website BlogItalia.it - La directory italiana dei blog Herramientas para blogs y paginas web href="http://www.blogs.com.br" target="_blank">O Ponto de Encontro dos Blogueiros do Brasil
Get your own calendar

get peeptin @ flooble
adopt your own virtual pet! myspace layouts, myspace codes, glitter graphics British Blog Directory Scottish Blogs. English Blog Directory. British Blog Directory. Welsh Blogs. Northern Irish Blog Directory. Wannabe Expat - BritBlog myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics EnTrETeNhA-Me Depósito do Calvin Firefox
Página de recogida de firmas: http://sidar.org/firmas.
La Gioconda interactiva - Mona Lips-synch - Exhibition Images in Paris - Cité des Sciences, France Listed on the ArmchairGM Sports Blog Index BritBlog Needs You!
CURRENT MOON
Bloogz

Powered by Blogger

Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign
Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign!

BlogsPeru.com

http://www.sidar.org/firmas=Internet accesible para todos ¡YA!. Página de la petición. Revistas Culturales BloGalaxia
lyrics
a - z LYRICS

Support Bloggers' Rights!
Support Bloggers' Rights!

Sitios Argentina.com.ar logo myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics Listed on the ArmchairGM Sports Blog Index Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
myspace layouts, myspace codes, glitter graphics [EFC Blue Ribbon - Free Speech Online]
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

adopt your own virtual pet!
Make Some Noise - Amnistía Internacional
Join
<!-- BEGIN bunnyhero labs pet code -->
<table border= adopt your own virtual pet! body { background:#135; margin:0; padding:40px 20px; font:x-small "Trebuchet MS",Trebuchet,Verdana,Sans-Serif; text-align:center; color:#ccc; font-size/* */:/**/small; font-size: /**/small; } a:link { color:#9bd; text-decoration:none; } a:visited { color:#a7a; text-decoration:none; } a:hover { color:#ad9; text-decoration:underline; } a img { border-width:0; } /* Header ----------------------------------------------- */ @media all { #header { width:660px; margin:0 auto 10px; border:1px solid #468; } } @media handheld { #header { width:90%; } } #blog-title { margin:5px 5px 0; padding:20px 20px .25em; border:1px solid #357; border-width:1px 1px 0; font-size:200%; line-height:1.2em; color:#eee; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; } #blog-title a { color:#eee; text-decoration:none; } #blog-title a:hover { color:#ad9; } #description { margin:0 5px 5px; padding:0 20px 20px; border:1px solid #357; border-width:0 1px 1px; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#79b; } /* Content ----------------------------------------------- */ @media all { #content { width:660px; margin:0 auto; padding:0; text-align:left; } #main { width:410px; float:left; } #sidebar { width:220px; float:right; } } @media handheld { #content { width:90%; } #main { width:100%; float:none; } #sidebar { width:100%; float:none; } } /* Headings ----------------------------------------------- */ h2 { margin:1.5em 0 .75em; font:bold 78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#777; } /* Posts ----------------------------------------------- */ @media all { .date-header { margin:1.5em 0 .5em; color:#579; } .post { margin:.5em 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; padding-bottom:1.5em; } } @media handheld { .date-header { padding:0 1.5em 0 1.5em; } .post { padding:0 1.5em 0 1.5em; } } .post-title { margin:.25em 0 0; padding:0 0 4px; font-size:140%; line-height:1.4em; color:#fc6; } .post-title a { text-decoration:none; color:#fc6; } .post-title a:hover { color:#fff; } .post div { margin:0 0 .75em; line-height:1.6em; } p.post-footer { margin:-.25em 0 0; color:#357; } .post-footer em, .comment-link { font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } .post-footer em { font-style:normal; color:#579; margin-right:.6em; } .comment-link { margin-left:.6em; } .post img { padding:4px; border:1px solid #222; } .post blockquote { margin:1em 20px; } .post blockquote p { margin:.75em 0; } /* Comments ----------------------------------------------- */ #comments h4 { margin:1em 0; font:bold 78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#579; } #comments h4 strong { font-size:130%; } #comments-block { margin:1em 0 1.5em; line-height:1.6em; } #comments-block dt { margin:.5em 0; } #comments-block dd { margin:.25em 0 0; } #comments-block dd.comment-timestamp { margin:-.25em 0 2em; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } #comments-block dd p { margin:0 0 .75em; } .deleted-comment { font-style:italic; color:gray; } /* Sidebar Content ----------------------------------------------- */ .sidebar-title { color:#579; } #sidebar ul { margin:0 0 1.5em; padding:0 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; list-style:none; } #sidebar li { margin:0; padding:0 0 .25em 15px; text-indent:-15px; line-height:1.5em; } #sidebar p { line-height:1.5em; } /* Profile ----------------------------------------------- */ #profile-container { margin:0 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; padding-bottom:1.5em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-img { display:inline; } .profile-img img { float:left; padding:4px; border:1px solid #357; margin:0 8px 3px 0; } .profile-data { margin:0; font:bold 78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } .profile-data strong { display:none; } .profile-textblock { margin:0 0 .5em; } .profile-link { margin:0; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; } #footer hr { display:none; } #footer p { margin:0; padding-top:15px; font:78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; }

11.10.07

- LA HIPER -



De nuevo el fantasma

Por Julio María Sanguinetti
Para LA NACION
Caricatura: Huadi




Luego de las tremendas hiperinflaciones de fines de la década del 80, que tanta penuria causaron en América latina, los últimos años han mostrado una evolución de precios muy razonable, acompasada a una etapa de crecimiento económico generalizado. Los precios internacionales alcanzaron los mejores niveles históricos y, como consecuencia, los cuatro años que fueron de 2003 a 2006 registraron una mejoría en el crecimiento económico, la reducción de la pobreza y el aumento en la oferta de empleo.

La vida nos sonreía, por fin. La globalización mostraba su rostro amable. Podíamos crecer y distribuir el ingreso a la vez, esa conjugación siempre tan esquiva. El famoso deterioro de los términos de intercambio, que Prebisch ubicó como el gran factor de anclaje en el subdesarrollo, se revertía de un modo que no parecía tener parangón. Nunca habían valido tanto las materias primas y los alimentos con relación a los productos tradicionales de importación (maquinarias, equipos, productos químicos). El petróleo, naturalmente, jugaba y juega de modo dispar para quienes lo venden a precio de oro o para quienes se ven obligados a comprarlo, pero éstos, a su vez, normalmente han compensado esa suba con la de las exportaciones agrícolas o minerales.

En medio de esa bonanza, que aún disfrutamos, ha asomado nuevamente el eterno convidado de piedra, el viejo fantasma que condenó a la amargura a tantos países, en aquellos años en que la democratización del continente abría nuevos horizontes a la vida política: la inflación.

De inmediato afloraron, una vez más, las teorías que hablan de inflación por exceso de demanda, o de la inflación de costos, o de la inflación estructural. Unos abroquelados en Keynes, otros en Friedman, sin que falten –por supuesto– los que continúan vituperando al Fondo Monetario, pese a que nunca ha sido menos protagonista en las decisiones del hemisferio.

No soy economista y, en consecuencia, poco o nada puedo aportar al debate teórico. Pero muchos años de experiencia me han permitido vivir períodos de inflación, de hiperinflación, de congelamiento de precios, de planes de estabilización basados en anclar el tipo de cambio y mil y una posibilidades más.

De todo lo observado en este último medio siglo, resulta incuestionable que la inflación supone siempre exceso de dinero con relación a los bienes en oferta en el mercado. Este es el síntoma claro de la enfermedad. El mar de las dudas nace cuando nos preguntamos si debemos combatir los síntomas o atacar las causas de la enfermedad. ¿Bajamos la fiebre de precios, simplemente, o tratamos de ir a la razón por la cual el termómetro levanta la columna mercurial?

La reacción natural de los gobiernos y los consumidores es abalanzarse sobre los síntomas y tratar de moderar los precios, sea por tarifaciones, acuerdos, subsidios u otro tipo de medidas antipiréticas. La historia nos dice que esos tratamientos, que no están mal en sí mismos usados con prudencia, no curan la enfermedad y que hay que ir hacia el fondo, porque si no, estaremos malgastando recursos para no resolver la situación. Incluso podemos estar, de buena fe, montando una bomba de tiempo que un día estallará, como ocurrió en la Argentina con la célebre ley que congeló la paridad del tipo de cambio, útil, sin duda, para quebrar las desbordadas expectativas inflacionarias de la época, pero peligrosísima al consolidar su permanencia, pensando que de ese modo se curaba la enfermedad.

Hoy, los hechos nos dicen algunas cosas claras. La primera es que los precios internacionales están muy elevados y, por lo mismo, los productos de exportación (la soja, el petróleo, el trigo, la leche, la carne) se han encarecido en el mercado interno. La segunda es que el dólar se ha debilitado mucho y proyecta, así, una inflación hacia el mundo, con un exceso notorio de circulación. La tercera –y aquí nos salimos de los maestros para invocar a Perogrullo– es que, no pudiendo cambiar el mundo, hay que prevenir el fenómeno dentro de casa. Si no contenemos el aumento de gasto público, si nos dejamos arrastrar por mecanismos automáticos de indexación salarial, si no procuramos que los excedentes de la bonanza internacional se destinen a inversiones reproductivas, como la producción de energía, volveremos a vivir un mal tiempo.

De inmediato saltarán quienes afirmen que esto es monetarismo puro, cuando es apenas lógica elemental. Y lo que no hay que perder de vista es que, en el rebrote inflacionario, quien peor saldrá será quien vive de un salario o de una jubilación. El poseedor de bienes transables –o quien puede refugiar reservas en monedas más duras– podrá resguardarse. El indefenso es precisamente aquel a quien se halaga con aumentos efímeros, que la inflación va comiendo velozmente, mientras se alimenta una carrera precios-salarios que, bien se sabe, perderán los últimos.

Todavía se está a tiempo, y esto es lo positivo del panorama.

El presidente Lula –viejo sindicalista que sabe muy bien lo que son las carreras inflacionarias– ha afirmado: “Cuando la inflación alcanza los dos dígitos, nadie la puede aguantar, y nosotros no vamos a permitir que la inflación se salga de la meta”, que en el país norteño es del orden del 4,5%. Bien podría alcanzar esa meta si abre más la economía, permite importar más y mejor y de ese modo reequilibra la creciente demanda, asentada en la expansión.

En términos generales, hay una presión fuerte, pero aún controlable si se reconoce la realidad y se actúa en consecuencia. Es lo que preocupa en una Argentina que, acosada por un tiempo electoral, no detiene la fiebre del gasto público ni actualiza precios reprimidos, mientras –peor aún– los analistas y el mercado sospechan de las estadísticas oficiales.

En Uruguay, en Chile, en Bolivia y en Paraguay se viven situaciones análogas, pero todavía no hay un problema crítico. Sin embargo, si queremos ignorar la realidad, tropezaremos, una vez más, con la misma piedra.

Para no retornar a los años 80 hay que actuar rápido. Es lo que nos dice la historia, maestra de la vida, como decía Cicerón. Los gastos de hoy son las promesas de ayer, y por eso no podemos recaer en ofrecer lo que ya no se puede dar. Hay que aprovechar el momento mundial para ofrecer seguridad a la inversión y generar las condiciones de un desarrollo sustentable. Con tarifaciones oficiales y represiones nerviosas en el mercado sólo atemorizamos a los inversores.

Por otra parte, los aplausos iniciales de los consumidores se silencian rápido cuando los salarios empiezan a perder ante los precios, corriéndolos de atrás. Hoy no existe un riesgo recesivo, cuando la economía global empuja todo hacia arriba. Se trata simplemente de actuar con prudencia y asumir que, por aplausos circunstanciales, puede hipotecarse la cosecha de estos buenos años.

El autor fue presidente de Uruguay.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home