Blog de interés cultural, social y comunicacional. Site dedicado a la difusión de las artes y espectáculos. Pensamientos del colectivo imaginario. Reflexión sobre temas cotidianos. Una manera de proponer ideas para una Argentina mejor, comprometida con su gente, su pasado, presente y futuro. - EL OJO PARLANTE - Copyright © TM 2005 - 2008 - R.A.Carrasquet - Ciudad Autónoma de la Santísima Trinidad - Puerto de Santa María de los Buenos Aires - Sudamérica - República Argentina -

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
Music Lyrics [EFC Blue Ribbon - Free Speech Online]
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

2.4.07

- 25 DE MALVINAS -



Las dos caras de Malvinas

El 2 de abril de 1982 es, en el sentimiento y en la memoria de los argentinos, una fecha signada por implicancias y emociones tan dolorosas como contradictorias.

El recuerdo de los acontecimientos que se sucedieron a partir de esa jornada singularísima de nuestra historia suscita, en efecto, dos visiones opuestas, dos reacciones vitales que tienden a chocar entre sí.

De un lado, la certeza de que la guerra del Atlántico Sur que se puso en marcha ese día fue el resultado de un error geoestratégico gravísimo, que llevó al país a una derrota innecesaria, que tuvo un altísimo costo en vidas humanas y que causó un daño ostensible a los reales intereses de la Nación.

Del otro, la ineludible necesidad de tributar nuestro emocionado reconocimiento a los combatientes argentinos que ofrendaron su vida por la Patria en esa oportunidad y que dieron una lección silenciosa de coraje y de heroísmo, mucho más allá de las debilidades y los errores que sin duda se les deben atribuir a quienes defendieron tan equivocadamente en esa hora, desde los más altos sitiales del poder político, las banderas del genuino interés nacional.

Tratemos de reconstruir con la mayor objetividad posible los hechos. Retrocedamos al 2 de abril de 1982, el día en que el gobierno de facto instalado en 1976, presidido en esa etapa por el general Leopoldo Galtieri, puso en marcha, sin ningún realismo y con una cuota sorprendente de irresponsabilidad, el operativo militar destinado a recuperar por la fuerza las islas Malvinas, ocupadas sin derecho alguno por Gran Bretaña desde 1833.

Un diferendo internacional que durante más de un siglo había sido canalizado por nuestro país por la vía formal y pacífica de los reclamos diplomáticos fue transfigurado, de la noche a la mañana, en un conflicto bélico que no podía augurarnos nada bueno a los argentinos, dado que nos arrastraba a un enfrentamiento armado con una de las máximas potencias militares del mundo desarrollado, a la vez que nos exponía a un peligrosísimo choque de hostilidades con sus principales aliados históricos y estratégicos.

Se cumplen hoy 25 años del día en que el país adoptó la incomprensible decisión de involucrarse en una guerra para la cual no estaba militarmente preparado. Desde el primer momento se hizo evidente que los argentinos llevaríamos la peor parte en la aventura bélica que un puñado de jefes militares estaba desatando de manera tan irreflexiva. Y eso fue, efectivamente, lo que sucedió.

Sin poner en duda la legitimidad de los derechos que siempre había invocado la Argentina para extender su soberanía sobre las islas -derechos que se fundan en razones históricas de incontrastable valor-, la perspectiva del tiempo transcurrido desde 1982 no ha hecho otra cosa que confirmarnos la idea de que la decisión del gobierno presidido por Galtieri entrañó un gravísimo error estratégico. Se llega a esa desoladora conclusión no sólo si se analiza la ocupación forzada de las islas desde el punto de vista de su estricta viabilidad militar, sino también, y muy especialmente, si se toman en cuenta las circunstancias que definen el contexto histórico y geopolítico en el que los hechos iban a insertarse.

Pero a la vez que percibimos la irreparable equivocación de quienes gobernaban el país en ese tiempo, experimentamos, como queda dicho, la perturbadora sensación de que la sociedad argentina contrajo una deuda moral nunca saldada con quienes fueron convocados a morir por la Patria en las Malvinas.

En esa deuda hay que abarcar no sólo a los que cayeron en la lucha, sino también a quienes, al volver de la guerra, no recibieron del Estado nacional la atención que merecían, ni en términos de reparación moral ni en lo relativo al cuidado de su salud física y de su reinserción laboral o económica. El país no fue solidario con sus soldados ni durante la hora suprema del combate ni durante el traumático proceso de la repatriación de los sobrevivientes.

Si la movilización militar había sido acompañada por severos errores, la posterior "desmalvinización" del conflicto incluyó omisiones no menos graves. Por supuesto, en la conmovida evocación a quienes ofrendaron su vida no puede faltar el recuerdo de los tripulantes del crucero General Belgrano, víctimas de un ataque tan alevoso como reprobable, perpetrado por el gobierno británico en un escenario decididamente alejado del teatro de la guerra.

Al cumplirse un cuarto de siglo de aquel 2 de abril, ninguna de esas vivencias debe ser silenciada ni ocultada. Los argentinos tenemos el deber de asumir y revivir la Guerra de las Malvinas en toda su dimensión y en todo su desarrollo. Si hubo sombras indisimulables detrás de los trágicos acontecimientos que se desencadenaron en el Atlántico Sur, hubo también, aun en medio de la derrota y del dolor inconsolable por las vidas perdidas, señales individuales de grandeza y de heroísmo que es justo y necesario reivindicar.

La vida de las naciones, como la de los seres humanos, está escrita con sangre y dolor, pero también con gestos nobles y generosos, grandes o pequeños, que a menudo pasan inadvertidos en la vasta complejidad de las acciones humanas. La historia deja enseñanzas -insistimos: grandes y pequeñas- que los pueblos y los hombres deben asumir en toda su proyección y en todo su significado. Esa es la deuda que los argentinos todavía no hemos saldado. En definitiva, una deuda con muchos de nuestros compatriotas y con nosotros mismos, que nos resistimos a reconocer.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

ArgenBlogs
La Gioconda interactiva - Mona Lips-synch - Exhibition Images in Paris - Cité des Sciences, France Visit www.BitterDays.co.uk  Bitacoras.com
imagen
Blog Directory - Add Link Blog Directory - Add Link Firefox El Catalejo, Portal de cultura Download Juice, the cross-platform podcast receiver
Directory of Commentary Blogs width=99 height=99 alt='myspace layouts, myspace codes, glitter graphics' border=0> Blog Search: The Source for Blogs Iscritto su CercaBlog.com la blogoteca Support WWF Blog Search: The Source for Blogs Segnalato da BlogNews
» Who had link here
blog search directory

imagen
LyricsDownload.com

Powered by BloggerVisitor locations Page copy protected against web site content infringement by Copyscape />
Liblogs BlogsPeru.com

Blogs Dominicanos Top 100 Italia di BlogItalia.it e Technorati
BloGalaxia
adopt your own virtual pet!
myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
Blog Search: The Source for Blogs
Blog Flux Suggest - Find and Search Blogs Google PageRank Checker - Page Rank Calculator Button Creator for Free Terror Alert Level
Contador Gratis
« myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
free Lyrics
Image Hosted by ImageShack.us Support WWF Support WWF's campaign against toxic chemicals Support WWF's campaign against toxic chemicals
Support Bloggers' Rights!
Support Bloggers' Rights!

Silktide SiteScore for this website BlogItalia.it - La directory italiana dei blog Herramientas para blogs y paginas web href="http://www.blogs.com.br" target="_blank">O Ponto de Encontro dos Blogueiros do Brasil
Get your own calendar

get peeptin @ flooble
adopt your own virtual pet! myspace layouts, myspace codes, glitter graphics British Blog Directory Scottish Blogs. English Blog Directory. British Blog Directory. Welsh Blogs. Northern Irish Blog Directory. Wannabe Expat - BritBlog myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics EnTrETeNhA-Me Depósito do Calvin Firefox
Página de recogida de firmas: http://sidar.org/firmas.
La Gioconda interactiva - Mona Lips-synch - Exhibition Images in Paris - Cité des Sciences, France Listed on the ArmchairGM Sports Blog Index BritBlog Needs You!
CURRENT MOON
Bloogz

Powered by Blogger

Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign
Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign!

BlogsPeru.com

http://www.sidar.org/firmas=Internet accesible para todos ¡YA!. Página de la petición. Revistas Culturales BloGalaxia
lyrics
a - z LYRICS

Support Bloggers' Rights!
Support Bloggers' Rights!

Sitios Argentina.com.ar logo myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics Listed on the ArmchairGM Sports Blog Index Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
myspace layouts, myspace codes, glitter graphics [EFC Blue Ribbon - Free Speech Online]
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

adopt your own virtual pet!
Make Some Noise - Amnistía Internacional
Join
<!-- BEGIN bunnyhero labs pet code -->
<table border= adopt your own virtual pet! body { background:#135; margin:0; padding:40px 20px; font:x-small "Trebuchet MS",Trebuchet,Verdana,Sans-Serif; text-align:center; color:#ccc; font-size/* */:/**/small; font-size: /**/small; } a:link { color:#9bd; text-decoration:none; } a:visited { color:#a7a; text-decoration:none; } a:hover { color:#ad9; text-decoration:underline; } a img { border-width:0; } /* Header ----------------------------------------------- */ @media all { #header { width:660px; margin:0 auto 10px; border:1px solid #468; } } @media handheld { #header { width:90%; } } #blog-title { margin:5px 5px 0; padding:20px 20px .25em; border:1px solid #357; border-width:1px 1px 0; font-size:200%; line-height:1.2em; color:#eee; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; } #blog-title a { color:#eee; text-decoration:none; } #blog-title a:hover { color:#ad9; } #description { margin:0 5px 5px; padding:0 20px 20px; border:1px solid #357; border-width:0 1px 1px; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#79b; } /* Content ----------------------------------------------- */ @media all { #content { width:660px; margin:0 auto; padding:0; text-align:left; } #main { width:410px; float:left; } #sidebar { width:220px; float:right; } } @media handheld { #content { width:90%; } #main { width:100%; float:none; } #sidebar { width:100%; float:none; } } /* Headings ----------------------------------------------- */ h2 { margin:1.5em 0 .75em; font:bold 78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#777; } /* Posts ----------------------------------------------- */ @media all { .date-header { margin:1.5em 0 .5em; color:#579; } .post { margin:.5em 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; padding-bottom:1.5em; } } @media handheld { .date-header { padding:0 1.5em 0 1.5em; } .post { padding:0 1.5em 0 1.5em; } } .post-title { margin:.25em 0 0; padding:0 0 4px; font-size:140%; line-height:1.4em; color:#fc6; } .post-title a { text-decoration:none; color:#fc6; } .post-title a:hover { color:#fff; } .post div { margin:0 0 .75em; line-height:1.6em; } p.post-footer { margin:-.25em 0 0; color:#357; } .post-footer em, .comment-link { font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } .post-footer em { font-style:normal; color:#579; margin-right:.6em; } .comment-link { margin-left:.6em; } .post img { padding:4px; border:1px solid #222; } .post blockquote { margin:1em 20px; } .post blockquote p { margin:.75em 0; } /* Comments ----------------------------------------------- */ #comments h4 { margin:1em 0; font:bold 78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#579; } #comments h4 strong { font-size:130%; } #comments-block { margin:1em 0 1.5em; line-height:1.6em; } #comments-block dt { margin:.5em 0; } #comments-block dd { margin:.25em 0 0; } #comments-block dd.comment-timestamp { margin:-.25em 0 2em; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } #comments-block dd p { margin:0 0 .75em; } .deleted-comment { font-style:italic; color:gray; } /* Sidebar Content ----------------------------------------------- */ .sidebar-title { color:#579; } #sidebar ul { margin:0 0 1.5em; padding:0 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; list-style:none; } #sidebar li { margin:0; padding:0 0 .25em 15px; text-indent:-15px; line-height:1.5em; } #sidebar p { line-height:1.5em; } /* Profile ----------------------------------------------- */ #profile-container { margin:0 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; padding-bottom:1.5em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-img { display:inline; } .profile-img img { float:left; padding:4px; border:1px solid #357; margin:0 8px 3px 0; } .profile-data { margin:0; font:bold 78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } .profile-data strong { display:none; } .profile-textblock { margin:0 0 .5em; } .profile-link { margin:0; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; } #footer hr { display:none; } #footer p { margin:0; padding-top:15px; font:78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; }

2.4.07

- 25 DE MALVINAS -



Las dos caras de Malvinas

El 2 de abril de 1982 es, en el sentimiento y en la memoria de los argentinos, una fecha signada por implicancias y emociones tan dolorosas como contradictorias.

El recuerdo de los acontecimientos que se sucedieron a partir de esa jornada singularísima de nuestra historia suscita, en efecto, dos visiones opuestas, dos reacciones vitales que tienden a chocar entre sí.

De un lado, la certeza de que la guerra del Atlántico Sur que se puso en marcha ese día fue el resultado de un error geoestratégico gravísimo, que llevó al país a una derrota innecesaria, que tuvo un altísimo costo en vidas humanas y que causó un daño ostensible a los reales intereses de la Nación.

Del otro, la ineludible necesidad de tributar nuestro emocionado reconocimiento a los combatientes argentinos que ofrendaron su vida por la Patria en esa oportunidad y que dieron una lección silenciosa de coraje y de heroísmo, mucho más allá de las debilidades y los errores que sin duda se les deben atribuir a quienes defendieron tan equivocadamente en esa hora, desde los más altos sitiales del poder político, las banderas del genuino interés nacional.

Tratemos de reconstruir con la mayor objetividad posible los hechos. Retrocedamos al 2 de abril de 1982, el día en que el gobierno de facto instalado en 1976, presidido en esa etapa por el general Leopoldo Galtieri, puso en marcha, sin ningún realismo y con una cuota sorprendente de irresponsabilidad, el operativo militar destinado a recuperar por la fuerza las islas Malvinas, ocupadas sin derecho alguno por Gran Bretaña desde 1833.

Un diferendo internacional que durante más de un siglo había sido canalizado por nuestro país por la vía formal y pacífica de los reclamos diplomáticos fue transfigurado, de la noche a la mañana, en un conflicto bélico que no podía augurarnos nada bueno a los argentinos, dado que nos arrastraba a un enfrentamiento armado con una de las máximas potencias militares del mundo desarrollado, a la vez que nos exponía a un peligrosísimo choque de hostilidades con sus principales aliados históricos y estratégicos.

Se cumplen hoy 25 años del día en que el país adoptó la incomprensible decisión de involucrarse en una guerra para la cual no estaba militarmente preparado. Desde el primer momento se hizo evidente que los argentinos llevaríamos la peor parte en la aventura bélica que un puñado de jefes militares estaba desatando de manera tan irreflexiva. Y eso fue, efectivamente, lo que sucedió.

Sin poner en duda la legitimidad de los derechos que siempre había invocado la Argentina para extender su soberanía sobre las islas -derechos que se fundan en razones históricas de incontrastable valor-, la perspectiva del tiempo transcurrido desde 1982 no ha hecho otra cosa que confirmarnos la idea de que la decisión del gobierno presidido por Galtieri entrañó un gravísimo error estratégico. Se llega a esa desoladora conclusión no sólo si se analiza la ocupación forzada de las islas desde el punto de vista de su estricta viabilidad militar, sino también, y muy especialmente, si se toman en cuenta las circunstancias que definen el contexto histórico y geopolítico en el que los hechos iban a insertarse.

Pero a la vez que percibimos la irreparable equivocación de quienes gobernaban el país en ese tiempo, experimentamos, como queda dicho, la perturbadora sensación de que la sociedad argentina contrajo una deuda moral nunca saldada con quienes fueron convocados a morir por la Patria en las Malvinas.

En esa deuda hay que abarcar no sólo a los que cayeron en la lucha, sino también a quienes, al volver de la guerra, no recibieron del Estado nacional la atención que merecían, ni en términos de reparación moral ni en lo relativo al cuidado de su salud física y de su reinserción laboral o económica. El país no fue solidario con sus soldados ni durante la hora suprema del combate ni durante el traumático proceso de la repatriación de los sobrevivientes.

Si la movilización militar había sido acompañada por severos errores, la posterior "desmalvinización" del conflicto incluyó omisiones no menos graves. Por supuesto, en la conmovida evocación a quienes ofrendaron su vida no puede faltar el recuerdo de los tripulantes del crucero General Belgrano, víctimas de un ataque tan alevoso como reprobable, perpetrado por el gobierno británico en un escenario decididamente alejado del teatro de la guerra.

Al cumplirse un cuarto de siglo de aquel 2 de abril, ninguna de esas vivencias debe ser silenciada ni ocultada. Los argentinos tenemos el deber de asumir y revivir la Guerra de las Malvinas en toda su dimensión y en todo su desarrollo. Si hubo sombras indisimulables detrás de los trágicos acontecimientos que se desencadenaron en el Atlántico Sur, hubo también, aun en medio de la derrota y del dolor inconsolable por las vidas perdidas, señales individuales de grandeza y de heroísmo que es justo y necesario reivindicar.

La vida de las naciones, como la de los seres humanos, está escrita con sangre y dolor, pero también con gestos nobles y generosos, grandes o pequeños, que a menudo pasan inadvertidos en la vasta complejidad de las acciones humanas. La historia deja enseñanzas -insistimos: grandes y pequeñas- que los pueblos y los hombres deben asumir en toda su proyección y en todo su significado. Esa es la deuda que los argentinos todavía no hemos saldado. En definitiva, una deuda con muchos de nuestros compatriotas y con nosotros mismos, que nos resistimos a reconocer.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home