Blog de interés cultural, social y comunicacional. Site dedicado a la difusión de las artes y espectáculos. Pensamientos del colectivo imaginario. Reflexión sobre temas cotidianos. Una manera de proponer ideas para una Argentina mejor, comprometida con su gente, su pasado, presente y futuro. - EL OJO PARLANTE - Copyright © TM 2005 - 2008 - R.A.Carrasquet - Ciudad Autónoma de la Santísima Trinidad - Puerto de Santa María de los Buenos Aires - Sudamérica - República Argentina -

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
Music Lyrics [EFC Blue Ribbon - Free Speech Online]
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

25.6.06

- VISIONES DE SEGURIDAD -

Inseguridad: el carro delante del caballo


Editoral - Opinión La Nación 26.06.2006


Dr. Mariano Gondona


Cuando Max Weber definió el Estado como "la agencia que monopoliza con éxito el uso de la fuerza en un territorio determinado", formuló un concepto que hoy se aplica a todos los Estados, sean ellos autoritarios o democráticos.

El Estado contemporáneo puede ejercer o no ejercer un monopolio en las más diversas áreas de la vida nacional. Puede monopolizar la economía o dejarla en manos privadas. Puede ser unitario o federal, pacífico o belicoso. Puede integrar su economía con la de otros Estados o no. Puede ser de izquierda o de derecha. Todas estas opciones las puede encarar de las más diversas formas sin dejar por ello de ser un Estado.

Lo único que no puede hacer es abandonar el monopolio de la fuerza porque en tal caso, saliéndose de la definición de Weber, dejaría de ser un Estado. La fuerza cuyo monopolio ejerce el Estado es canalizada a través de las leyes vigentes. Fuera de este marco legal la fuerza degenera en violencia , un desvío en el cual incurren los delincuentes, los terroristas o los invasores. Cuando Weber dice que la fuerza debe estar exclusivamente en manos del Estado, está refiriéndose entonces a esa formidable energía que, debidamente canalizada, es la coacción legal.

Pero, para poder ejercer este monopolio que es el único común a todos los sistemas políticos y económicos, el Estado necesita el auxilio de dos organizaciones. Una, encaminada a combatir la delincuencia, es la organización policial. La otra, destinada a defenderlo de las agresiones externas, es la organización militar.

La preocupación de todo Estado es, por supuesto, no sólo organizar, sino también disciplinar a sus policías y militares. Lo que no puede hacer ningún Estado es prescindir de ellos porque en este caso caería en la anarquía, perdiendo su monopolio "weberiano".

El "león enjaulado"

En un famoso debate parlamentario, Carlos Pellegrini sostuvo que la República debía guardar a sus fuerzas armadas y, por extensión, policiales, como si fueran "un león enjaulado". Sería sólo el gobierno republicano el encargado de abrir o mantener cerradas las puertas de esa "jaula". Pero para que el "león" pudiera servirle cuando hiciera falta, también el gobierno debería cuidarlo, manteniéndolo alerta, motivado y bien alimentado.

Como todos los gobiernos del mundo, también el nuestro tiene policías y militares. Sin embargo, ¿cómo los trata? Si alguna vez necesita abrirles la puerta de su "jaula", ¿podrá esperar de ellos una espléndida respuesta? ¿Qué sentimientos albergan nuestros gobernantes respecto de sus uniformados? ¿Los quieren o al menos los respetan, sabiendo que algún día podrían necesitarlos?

Desde ahora es evidente que, a la vista de la osadía creciente de los criminales que secuestran, roban, violan o matan a diario en nuestras calles, los argentinos necesitamos una fuerza policial incomparablemente más eficaz que la que tenemos. ¿Por qué no contamos con ella? Porque en la relación entre el gobierno nacional y otros gobiernos, como el de la provincia de Buenos Aires, con nuestros policías interfieren barreras mentales que impiden su plena integración en el Estado.

Uno de ellos es de carácter ideológico. Según la llamada doctrina abolicionista , que apunta al constante descenso de las penas y a la pronta liberación de los delincuentes condenados, el victimario que secuestra, roba, viola o mata es al mismo tiempo una víctima de la injusticia social reinante. ¿Cómo castigarlo entonces? A la que habría que castigar quizás es a su presunta víctima porque ella, con su situación económica relativamente mejor, forma parte de la explotación de clases. El abolicionismo no llega a tanto como para encarcelar a estos supuestos privilegiados, pero permite, en cambio, que sus agresores recuperen fácilmente su libertad para volver, eventualmente, a agredirlos. Si el Estado renuncia de este modo a la represión legal de los delincuentes, ¿cómo espera que la delincuencia, en vez de aumentar, disminuya?

La otra fuente de la confusión mental que nos habita es que, desde la perspectiva de gobernantes que provienen de la guerra civil de los años setenta, los uniformados no son aliados sino enemigos. A veces pareciera que la primera preocupación de nuestros gobernantes es castigar y humillar a esas mismas fuerzas con las que deberían contar para reprimir a la delincuencia. Escuálido y maltratado, el "león policial" no le sirve en estos momentos a una sociedad donde, según una encuesta, el 83 por ciento de los ciudadanos dice haber sufrido algún ataque cercano. Sin embargo, cuando una turba quiso tomar la Casa Rosada todavía en manos de De la Rúa en diciembre de 2001, los que terminaron presos no fueron los agresores sino los funcionarios que la defendían. Es el mundo al revés: el carro delante del caballo.

La Argentina desarmada

Mientras las otras naciones latinoamericanas promueven su capacidad militar, la ministra de Defensa argentina ha redactado una ley que podría dejar sin funciones a nuestras Fuerzas Armadas.

Se nos dirá que es altamente improbable que algún vecino resolviera invadirnos. Pero las Fuerzas Armadas no se organizan sólo frente a ataques probables o inminentes de vecinos inquietos, sino también frente a todas las circunstancias posibles de un futuro incierto, dentro de las cuales no están solamente los vecinos sino también el narcotráfico y el terrorismo internacional. ¿Por qué, si no, de China a Francia y a Chile, son tantas las naciones que mantienen formidables despliegues militares?

Supongamos de todos modos que nuestra región mantuviera indefinidamente su pacifismo actual, ¿se cree acaso que al saber los funcionarios vecinos que nuestras Fuerzas Armadas no podrían resistir un ataque militar, ese imaginado escenario no influiría en las relaciones internacionales? Saber que los funcionarios de un país vecino desprecian, humillan y marginan a sus militares, ¿no disminuye acaso el respeto que se les brinda? Todos los latinoamericanos, salvo nosotros, cuidan a sus Fuerzas Armadas. ¿Qué dirán de nosotros, por lo bajo, los latinoamericanos?

Quizás ha sido tanta la violencia de los años setenta, que una nueva generación de gobernantes no quiere oír hablar siquiera del uso eventual de la fuerza. El presidente Duhalde, ¿no acortó acaso su propio mandato constitucional porque la policía reprimió indebidamente a un grupo de manifestantes? ¿Pero es razonable no contener debido a eso ninguna pueblada, no ponerle coto a ninguna acción directa, como los cortes de puentes y de rutas, porque no se quiere pagar un costo político considerado inaceptable? Imaginemos turbas que atacan a las casas de gobierno en Santiago de Chile o en Washington. ¿Reaccionarían sus gobiernos como lo hizo el nuestro?

Si un Estado decidiera renunciar definitivamente al monopolio de la fuerza que según Weber lo caracteriza, ¿cuánto tiempo pasaría antes de que lo sustituyeran los violentos? El curso que ha tomado el Gobierno a costa de la vigencia efectiva del orden de la Constitución y del Código Penal es sostenible por algún tiempo, como si fuera una moda o una epidemia, pero en algún punto del futuro previsible deberá rectificarse si queremos que el nuestro sea, como los demás, un auténtico Estado.


Por Mariano Grondona
La Nación 25.06.2006

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

ArgenBlogs
La Gioconda interactiva - Mona Lips-synch - Exhibition Images in Paris - Cité des Sciences, France Visit www.BitterDays.co.uk  Bitacoras.com
imagen
Blog Directory - Add Link Blog Directory - Add Link Firefox El Catalejo, Portal de cultura Download Juice, the cross-platform podcast receiver
Directory of Commentary Blogs width=99 height=99 alt='myspace layouts, myspace codes, glitter graphics' border=0> Blog Search: The Source for Blogs Iscritto su CercaBlog.com la blogoteca Support WWF Blog Search: The Source for Blogs Segnalato da BlogNews
» Who had link here
blog search directory

imagen
LyricsDownload.com

Powered by BloggerVisitor locations Page copy protected against web site content infringement by Copyscape />
Liblogs BlogsPeru.com

Blogs Dominicanos Top 100 Italia di BlogItalia.it e Technorati
BloGalaxia
adopt your own virtual pet!
myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
Blog Search: The Source for Blogs
Blog Flux Suggest - Find and Search Blogs Google PageRank Checker - Page Rank Calculator Button Creator for Free Terror Alert Level
Contador Gratis
« myspace layouts, myspace codes, glitter graphics
free Lyrics
Image Hosted by ImageShack.us Support WWF Support WWF's campaign against toxic chemicals Support WWF's campaign against toxic chemicals
Support Bloggers' Rights!
Support Bloggers' Rights!

Silktide SiteScore for this website BlogItalia.it - La directory italiana dei blog Herramientas para blogs y paginas web href="http://www.blogs.com.br" target="_blank">O Ponto de Encontro dos Blogueiros do Brasil
Get your own calendar

get peeptin @ flooble
adopt your own virtual pet! myspace layouts, myspace codes, glitter graphics British Blog Directory Scottish Blogs. English Blog Directory. British Blog Directory. Welsh Blogs. Northern Irish Blog Directory. Wannabe Expat - BritBlog myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics EnTrETeNhA-Me Depósito do Calvin Firefox
Página de recogida de firmas: http://sidar.org/firmas.
La Gioconda interactiva - Mona Lips-synch - Exhibition Images in Paris - Cité des Sciences, France Listed on the ArmchairGM Sports Blog Index BritBlog Needs You!
CURRENT MOON
Bloogz

Powered by Blogger

Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign
Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign!

BlogsPeru.com

http://www.sidar.org/firmas=Internet accesible para todos ¡YA!. Página de la petición. Revistas Culturales BloGalaxia
lyrics
a - z LYRICS

Support Bloggers' Rights!
Support Bloggers' Rights!

Sitios Argentina.com.ar logo myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics myspace layouts, myspace codes, glitter graphics Listed on the ArmchairGM Sports Blog Index Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
myspace layouts, myspace codes, glitter graphics [EFC Blue Ribbon - Free Speech Online]
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

adopt your own virtual pet!
Make Some Noise - Amnistía Internacional
Join
<!-- BEGIN bunnyhero labs pet code -->
<table border= adopt your own virtual pet! body { background:#135; margin:0; padding:40px 20px; font:x-small "Trebuchet MS",Trebuchet,Verdana,Sans-Serif; text-align:center; color:#ccc; font-size/* */:/**/small; font-size: /**/small; } a:link { color:#9bd; text-decoration:none; } a:visited { color:#a7a; text-decoration:none; } a:hover { color:#ad9; text-decoration:underline; } a img { border-width:0; } /* Header ----------------------------------------------- */ @media all { #header { width:660px; margin:0 auto 10px; border:1px solid #468; } } @media handheld { #header { width:90%; } } #blog-title { margin:5px 5px 0; padding:20px 20px .25em; border:1px solid #357; border-width:1px 1px 0; font-size:200%; line-height:1.2em; color:#eee; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; } #blog-title a { color:#eee; text-decoration:none; } #blog-title a:hover { color:#ad9; } #description { margin:0 5px 5px; padding:0 20px 20px; border:1px solid #357; border-width:0 1px 1px; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#79b; } /* Content ----------------------------------------------- */ @media all { #content { width:660px; margin:0 auto; padding:0; text-align:left; } #main { width:410px; float:left; } #sidebar { width:220px; float:right; } } @media handheld { #content { width:90%; } #main { width:100%; float:none; } #sidebar { width:100%; float:none; } } /* Headings ----------------------------------------------- */ h2 { margin:1.5em 0 .75em; font:bold 78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#777; } /* Posts ----------------------------------------------- */ @media all { .date-header { margin:1.5em 0 .5em; color:#579; } .post { margin:.5em 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; padding-bottom:1.5em; } } @media handheld { .date-header { padding:0 1.5em 0 1.5em; } .post { padding:0 1.5em 0 1.5em; } } .post-title { margin:.25em 0 0; padding:0 0 4px; font-size:140%; line-height:1.4em; color:#fc6; } .post-title a { text-decoration:none; color:#fc6; } .post-title a:hover { color:#fff; } .post div { margin:0 0 .75em; line-height:1.6em; } p.post-footer { margin:-.25em 0 0; color:#357; } .post-footer em, .comment-link { font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } .post-footer em { font-style:normal; color:#579; margin-right:.6em; } .comment-link { margin-left:.6em; } .post img { padding:4px; border:1px solid #222; } .post blockquote { margin:1em 20px; } .post blockquote p { margin:.75em 0; } /* Comments ----------------------------------------------- */ #comments h4 { margin:1em 0; font:bold 78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#579; } #comments h4 strong { font-size:130%; } #comments-block { margin:1em 0 1.5em; line-height:1.6em; } #comments-block dt { margin:.5em 0; } #comments-block dd { margin:.25em 0 0; } #comments-block dd.comment-timestamp { margin:-.25em 0 2em; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } #comments-block dd p { margin:0 0 .75em; } .deleted-comment { font-style:italic; color:gray; } /* Sidebar Content ----------------------------------------------- */ .sidebar-title { color:#579; } #sidebar ul { margin:0 0 1.5em; padding:0 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; list-style:none; } #sidebar li { margin:0; padding:0 0 .25em 15px; text-indent:-15px; line-height:1.5em; } #sidebar p { line-height:1.5em; } /* Profile ----------------------------------------------- */ #profile-container { margin:0 0 1.5em; border-bottom:1px dotted #357; padding-bottom:1.5em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-img { display:inline; } .profile-img img { float:left; padding:4px; border:1px solid #357; margin:0 8px 3px 0; } .profile-data { margin:0; font:bold 78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } .profile-data strong { display:none; } .profile-textblock { margin:0 0 .5em; } .profile-link { margin:0; font:78%/1.4em "Trebuchet MS",Trebuchet,Arial,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; } #footer hr { display:none; } #footer p { margin:0; padding-top:15px; font:78%/1.6em "Trebuchet MS",Trebuchet,Verdana,Sans-serif; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; }

25.6.06

- VISIONES DE SEGURIDAD -

Inseguridad: el carro delante del caballo


Editoral - Opinión La Nación 26.06.2006


Dr. Mariano Gondona


Cuando Max Weber definió el Estado como "la agencia que monopoliza con éxito el uso de la fuerza en un territorio determinado", formuló un concepto que hoy se aplica a todos los Estados, sean ellos autoritarios o democráticos.

El Estado contemporáneo puede ejercer o no ejercer un monopolio en las más diversas áreas de la vida nacional. Puede monopolizar la economía o dejarla en manos privadas. Puede ser unitario o federal, pacífico o belicoso. Puede integrar su economía con la de otros Estados o no. Puede ser de izquierda o de derecha. Todas estas opciones las puede encarar de las más diversas formas sin dejar por ello de ser un Estado.

Lo único que no puede hacer es abandonar el monopolio de la fuerza porque en tal caso, saliéndose de la definición de Weber, dejaría de ser un Estado. La fuerza cuyo monopolio ejerce el Estado es canalizada a través de las leyes vigentes. Fuera de este marco legal la fuerza degenera en violencia , un desvío en el cual incurren los delincuentes, los terroristas o los invasores. Cuando Weber dice que la fuerza debe estar exclusivamente en manos del Estado, está refiriéndose entonces a esa formidable energía que, debidamente canalizada, es la coacción legal.

Pero, para poder ejercer este monopolio que es el único común a todos los sistemas políticos y económicos, el Estado necesita el auxilio de dos organizaciones. Una, encaminada a combatir la delincuencia, es la organización policial. La otra, destinada a defenderlo de las agresiones externas, es la organización militar.

La preocupación de todo Estado es, por supuesto, no sólo organizar, sino también disciplinar a sus policías y militares. Lo que no puede hacer ningún Estado es prescindir de ellos porque en este caso caería en la anarquía, perdiendo su monopolio "weberiano".

El "león enjaulado"

En un famoso debate parlamentario, Carlos Pellegrini sostuvo que la República debía guardar a sus fuerzas armadas y, por extensión, policiales, como si fueran "un león enjaulado". Sería sólo el gobierno republicano el encargado de abrir o mantener cerradas las puertas de esa "jaula". Pero para que el "león" pudiera servirle cuando hiciera falta, también el gobierno debería cuidarlo, manteniéndolo alerta, motivado y bien alimentado.

Como todos los gobiernos del mundo, también el nuestro tiene policías y militares. Sin embargo, ¿cómo los trata? Si alguna vez necesita abrirles la puerta de su "jaula", ¿podrá esperar de ellos una espléndida respuesta? ¿Qué sentimientos albergan nuestros gobernantes respecto de sus uniformados? ¿Los quieren o al menos los respetan, sabiendo que algún día podrían necesitarlos?

Desde ahora es evidente que, a la vista de la osadía creciente de los criminales que secuestran, roban, violan o matan a diario en nuestras calles, los argentinos necesitamos una fuerza policial incomparablemente más eficaz que la que tenemos. ¿Por qué no contamos con ella? Porque en la relación entre el gobierno nacional y otros gobiernos, como el de la provincia de Buenos Aires, con nuestros policías interfieren barreras mentales que impiden su plena integración en el Estado.

Uno de ellos es de carácter ideológico. Según la llamada doctrina abolicionista , que apunta al constante descenso de las penas y a la pronta liberación de los delincuentes condenados, el victimario que secuestra, roba, viola o mata es al mismo tiempo una víctima de la injusticia social reinante. ¿Cómo castigarlo entonces? A la que habría que castigar quizás es a su presunta víctima porque ella, con su situación económica relativamente mejor, forma parte de la explotación de clases. El abolicionismo no llega a tanto como para encarcelar a estos supuestos privilegiados, pero permite, en cambio, que sus agresores recuperen fácilmente su libertad para volver, eventualmente, a agredirlos. Si el Estado renuncia de este modo a la represión legal de los delincuentes, ¿cómo espera que la delincuencia, en vez de aumentar, disminuya?

La otra fuente de la confusión mental que nos habita es que, desde la perspectiva de gobernantes que provienen de la guerra civil de los años setenta, los uniformados no son aliados sino enemigos. A veces pareciera que la primera preocupación de nuestros gobernantes es castigar y humillar a esas mismas fuerzas con las que deberían contar para reprimir a la delincuencia. Escuálido y maltratado, el "león policial" no le sirve en estos momentos a una sociedad donde, según una encuesta, el 83 por ciento de los ciudadanos dice haber sufrido algún ataque cercano. Sin embargo, cuando una turba quiso tomar la Casa Rosada todavía en manos de De la Rúa en diciembre de 2001, los que terminaron presos no fueron los agresores sino los funcionarios que la defendían. Es el mundo al revés: el carro delante del caballo.

La Argentina desarmada

Mientras las otras naciones latinoamericanas promueven su capacidad militar, la ministra de Defensa argentina ha redactado una ley que podría dejar sin funciones a nuestras Fuerzas Armadas.

Se nos dirá que es altamente improbable que algún vecino resolviera invadirnos. Pero las Fuerzas Armadas no se organizan sólo frente a ataques probables o inminentes de vecinos inquietos, sino también frente a todas las circunstancias posibles de un futuro incierto, dentro de las cuales no están solamente los vecinos sino también el narcotráfico y el terrorismo internacional. ¿Por qué, si no, de China a Francia y a Chile, son tantas las naciones que mantienen formidables despliegues militares?

Supongamos de todos modos que nuestra región mantuviera indefinidamente su pacifismo actual, ¿se cree acaso que al saber los funcionarios vecinos que nuestras Fuerzas Armadas no podrían resistir un ataque militar, ese imaginado escenario no influiría en las relaciones internacionales? Saber que los funcionarios de un país vecino desprecian, humillan y marginan a sus militares, ¿no disminuye acaso el respeto que se les brinda? Todos los latinoamericanos, salvo nosotros, cuidan a sus Fuerzas Armadas. ¿Qué dirán de nosotros, por lo bajo, los latinoamericanos?

Quizás ha sido tanta la violencia de los años setenta, que una nueva generación de gobernantes no quiere oír hablar siquiera del uso eventual de la fuerza. El presidente Duhalde, ¿no acortó acaso su propio mandato constitucional porque la policía reprimió indebidamente a un grupo de manifestantes? ¿Pero es razonable no contener debido a eso ninguna pueblada, no ponerle coto a ninguna acción directa, como los cortes de puentes y de rutas, porque no se quiere pagar un costo político considerado inaceptable? Imaginemos turbas que atacan a las casas de gobierno en Santiago de Chile o en Washington. ¿Reaccionarían sus gobiernos como lo hizo el nuestro?

Si un Estado decidiera renunciar definitivamente al monopolio de la fuerza que según Weber lo caracteriza, ¿cuánto tiempo pasaría antes de que lo sustituyeran los violentos? El curso que ha tomado el Gobierno a costa de la vigencia efectiva del orden de la Constitución y del Código Penal es sostenible por algún tiempo, como si fuera una moda o una epidemia, pero en algún punto del futuro previsible deberá rectificarse si queremos que el nuestro sea, como los demás, un auténtico Estado.


Por Mariano Grondona
La Nación 25.06.2006

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home